¿Qué son las Constelaciones Familiares y Nuevas Constelaciones?

Las Constelaciones Familiares surgen como una herramienta o recurso que a través de su crecimiento y desarrollo se han transformado en una verdadera filosofía, una cosmovisión revolucionaria para la vida en todas sus dimensiones.

Desde sus orígenes a la fecha, las mismas nos invitan a dar saltos cualitativos en nuestra vida, alcanzando nuevas comprensiones, reconociendo que cada conflicto, obstáculo, síntoma etc., nos son más que “llamados del alma” para que podamos mirar, reconocer, incluir, agradecer y honrar lo pendiente en nuestra alma, para unir e integrar lo que está aún separado.

A partir de los Órdenes del amor,- leyes universales que rigen el alma humana más allá de las diferencias culturales, religiosas, filosóficas, socio-económicas que puedan existir entre unos y otros- hasta los movimientos del Espíritu- ellas nos brindan la posibilidad de reconocer lo que es, tomar la parte de responsabilidad, y reconocer el camino que nos conduce a decirle SI a la Vida en todos sus ámbitos, tanto personales como espirituales.

Es un estado de conciencia más grande, en donde somos invitados a dejarnos mover en sintonía con la Vida, a un nivel más elevado, a un nivel espiritual. Uno deja ir lo que es limitante y sigue al movimiento que nos conduce hacia lo que es más abierto y confía en que será guiado.

Los movimientos del Espíritu, son movimientos nuevos, creados y que en sí mismos traen la solución. Siempre están al servicio de la reconciliación, de la reconexión, integran lo que estaba separado, son movimientos del amor, están al servicio de la vida y de la paz.

Dice Bert Hellinger: “En las constelaciones del espíritu tenemos la oportunidad de vivenciar y ver actuar este movimiento que, por cierto, pone en marcha los movimientos esenciales, más allá de cualquier cosa que podamos imaginar y más allá de nuestro pesar y de nuestra argumentación”.